Publicidad

Estimad@ foraster@: para ti, que has ido a poner el ojo en espécimen autóctono, hemos preparado este post en el que te contamos cómo ligar con un ibicenco -o ibicenca-. Añadiremos a estas palabras una pizca de humor, una pequeña dosis de ironía y un puñado de tópicos.

Esperamos que estas líneas, junto con el influjo que ejerce la diosa Tanit, sirvan  para ayudarte con tu conquista. 😉

1 “Ellas bordes y ellos, secos”

Este es uno de los tópicos más extendidos sobre los ibicencos. Se dice que los varones de la isla son de carácter seco, y las mujeres un poco bordes. ¿Qué tiene de cierto esta afirmación? Como cualquier generalización, probablemente nada. Las últimas generaciones de ibicencos han crecido mezcladas con personas de otras culturas y condiciones. Así que: regla número uno para ligar con un ibicenco /a: ¡nada de pensar que son personas cerradas!

2 ¡Qué me pongo!

Si estás de vacaciones en la isla o eres nuevo en Ibiza, quizás aún no te hayas dado cuenta de que en la isla reina una peculiar forma de vestir, que lleva estando de moda varias décadas. Botas de cowboy, sombreros, flecos, borlas, cestas de esparto, vestidos vaporosos… La moda ibicenca es aplicable a cualquier tipo de evento y, quienes viven en la isla se preocupan poco del dress code. Esto quiere decir, que puedes ir a la mayoría de las discotecas en chanclas, y que si te apetece puedes plantarte tu top de lentejuelas un martes por la tarde. Poco importa: ponte lo primero que veas para tu cita porque nunca desentonarás. Una cosa menos en la que malgastar energías, ¿no?

ligar con un ibicenco

3 Ellas mandan

Quizás te convenga saber que las familias ibicencas han sido matriarcales desde hace cientos de años. O lo que es lo mismo: el ibicenco espera que su mujer sea la que lleve los pantalones en la casa, aunque por supuesto, para gustos los colores.

4 ‘Me estás estresaaaando’

Seguro que recuerdas aquél anuncio que popularizó la frase “me estás estresaaando” con acento caribeño. Rescátala en tu memoria y repítela como si de un mantra se tratase. Quizás así evitarás la tentación de meter prisa a un ibicenco. En la isla se vive a un ritmo distinto. Asume esto y evitarás muchos disgustos.

5 Frente al mar, mejor

Es posible que pienses que, en una isla tan pequeña como Ibiza, donde es difícil no avistar agua al mirar el horizonte, nadie presta al mar la atención que merece. Pues estás equivocad@. Los ibicencos se vuelven tan locos como tú con el olor a salitre y el frescor de la brisa marina. Para tu primera cita, escoge un sitio al aire libre y con bonitas vistas al mar. Y si además eliges la hora de la puesta de sol, tendrás el 50% de la conquista asegurada.

ligar con un ibicenco

6 Cuidado con meterte con los payeses

Mide tus palabras y sobre todo: no hagas chistes sobre payeses. Ya sabes a lo que me refiero: eso de que “todos son bajitos”, los matrimonios entre primos… Borra de tu memoria todos los tópicos y leyendas que has escuchado sobre ibicencos y payeses, y deja la ironía a un lado. Es probable que tus bromas no sienten del todo bien a tu nuevo amig@.

7 Aprende algunas palabras en ibicenco

El ibicenco (o eivissenc) es una variedad lingüística del catalán que se habla en las islas Pitiusas. No está de más que trates de aprender algunas frases. Sorprenderás a tu “churri” y ablandarás su corazón. A todos nos gusta que se interesen por nuestra cultura y tradiciones. ¡Así que ponte las pilas con el ibicenco ya! 😉

8 Conociendo a su familia

Si has aplicado los consejos anteriores, probablemente hayas logrado camelarte el corazón de tu ibicenc@. Ahora llega la verdadera prueba de fuego: conocer a su familia. Es probable que tus suegros se llamen Toni, Joan, Neus, Agnes… y que sus apellidos sean Torres, Marí, Tur, Bonet, Clapés (a veces, al cuadrado)…

No te sorprendas cuando su abuela te haga su escáner particular. Sólo quiere comprobar la calidad del material que le trae su niet@. Es un ritual rutinario y bastará con demostrar tu pasión por la comida ibicenca para pasar el examen. Así que será mejor que vayas con el estómago vacío y siempre que puedas, repitas plato. Es más que probable que la comida familiar se alargue hasta la cena, con sus respectivas copas de sobremesa. Y aquí va un último consejo para con tu familia política: nunca rechaces un chupito de hierbas o frígola, y no pongas mala cara al beber vino payés. Es un poco fuerte, pero a todo se acostumbra uno.

ligar con un ibicenco

9 Los beneficios de tener un novio/a de Ibiza

Superada la temida prueba de la comida familiar, podemos decir que la cosa va viento en popa. La relación se va consolidando, y no tardarás en ver las múltiples ventajas de salir con un ibicenco o ibicenca. Comenzarás a descubrir rincones increíbles: playas que parecen inaccesibles, chiringuitos auténticos… No te perderás ninguna fiesta popular y tirarás de contactos para pasar a las discotecas o conseguir mesa en cualquier restaurante de moda. Y si tienes suerte y la familia de tu pareja “tiene tierras”, descubrirás (por fin) a qué saben los tomates de verdad.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here